martes, 23 de agosto de 2011

Veracruz, séptimo en tipificar el feminicidio

Veracruz se convierte este martes en el séptimo estado de la República en tipificar como delito el feminicidio, lo que lo coloca entre las pocas entidades en preocuparse por investigar y castigar estos delitos cometidos contra las mujeres. Los estados que tienen tipificado el feminicidio son Guerrero, Tamaulipas, Guanajuato, Morelos, el Estado de México, DF y ahora Veracruz.
Sólo Veracruz se une al D.F. en contar con un banco de ADN, que conservará las pruebas que se recojan de los cuerpos de las mujeres víctimas de feminicidio, años después de cerrado el caso.
La ley contra el feminicidio en Veracruz, contemplará condenas de 40 a 70 años contra los agresores de mujeres. La que se aprueba este martes es una propuesta enviada por el gobernador Javier Duarte de Ochoa donde quedará estipulado que “comete el delito de feminicidio quien por razones de género prive de la vida a una mujer”, y exista o haya existido algún tipo de relación familiar, afectiva, laboral o escolar, entre la víctima y el criminal.

  
  

  
 La representante de la Red de Mujeres Trabajando por Veracruz, Wendy López, dijo que se trata de un primer paso “de ahí que la hayan aprobado se pueden hacer ciertas correcciones en un futuro, lo importante es que nos abran la puerta.
-¿Tardó en llegar la ley?
-Yo creo que sí tardó.
La iniciativa detalla que se considerará feminicidio cuando la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; que se le hayan infringido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones previas a la privación de la vida; existan antecedentes de amenazas, acoso o lesiones; el cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público, o la víctima haya sido incomunicada.
La condena de cárcel va de 40 a 70 años, y se contempla una indemnización y la reposición de la dignidad mediante disculpa pública a la víctima.
En el artículo 104 del Código Penal se propone que en caso de delitos de violencia de género, delitos contra la libertad sexual y lesiones que admitan el perdón, éste estará condicionado a la reparación del daño.
La iniciativa del Ejecutivo Estatal reconoce que no hay un registro de los crímenes cometidos en contra de mujeres, especialmente de aquellos que llegan a derivar en la muerte violenta, por lo que, advierte, esta invisibilidad “en los registros se convierte en el primer eslabón de una cadena de injusticia que da como resultado la impunidad y convivencia de las instituciones con la violencia feminicida, porque al omitir esta contabilidad se torna en irresponsabilidad”.

Se añade que en el estado, los asesinatos de mujeres mantienen un alto índice de brutalidad, ya que ocurren mediante la estrangulación, ahorcamiento, sofocación, inmersión, el uso de objetos punzocortantes; esto tres veces más que en los casos reportados en hombres. Una de cada cinco mujeres es asesinada directamente a manos de su agresor, y en el cinco por ciento de los casos son quemadas con sustancias o fuego, esto muchas veces antes de que las víctimas pierdan la vida