martes, 3 de mayo de 2011

Tipificar feminicidio: paso primordial contra violencia de género

-- Especialistas llaman a reforzar instancias de justicia

Por Gladis Torres Ruiz

México, DF, 3 may 11 (CIMAC).- Con la tipificación del feminicidio lo que se pretende juzgar es la conducta del criminal a través de elementos objetivos que acrediten el delito, y no la forma de vida de las mujeres, quienes en una sociedad machista son consideradas como “objetos”.

En lo anterior coincidieron especialistas en derecho y violencia de género durante el foro “La tipificación del feminicidio, un desafío para el sistema de justicia mexicano”, realizado ayer en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las y los expertos participantes afirmaron que lo que se busca con la tipificación del feminicidio es proteger la vida de las mujeres.

El abogado penalista Sergio Méndez Silva dijo que lo que el país necesita es un tipo penal funcional a la teoría feminista, es decir, que a partir de elementos sociológicos objetivos (realidad social) se compruebe el delito y que en el asesinato de cualquier mujer las autoridades establezcan en primera instancia que están ante un feminicidio. “Que el feminicidio sea la regla y no la excepción”, apuntó.

Al trasladar la teoría feminista al Código Penal se establecerá el respeto de los Derechos Humanos de las mujeres, la justicia, la libertad y la igualdad, expuso Méndez Silva en el foro que forma parte de una serie de eventos similares que se realizarán en otros estados de la República, como Morelos, Guanajuato y Colima.

El abogado indicó que la violencia que sufren las mujeres es sistemática porque “es permanente, no es una violencia que se da en un momento, es generalizada y estructural”.

Claudia González Orellana, abogada especialista en derecho penal de Guatemala, sostuvo que la tipificación del feminicidio debe ir acompañada del fortalecimiento de las instituciones de impartición de justicia, así como de la capacitación de las y los impartidores de justicia.

Las y los especialistas coincidieron en que la ley por sí misma no va a resolver un problema de justicia social, pero aclararon que la tipificación de delito es un recurso fundamental del Estado para revertir la violencia contra las mujeres.

La diputada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) Teresa Incháustegui, presidenta de la Comisión Especial de Feminicidios, afirmó que durante 2010 el 60 por ciento de asesinatos dolosos de mujeres se cometieron después de que la víctima fue sometida a una serie de lesiones y agravios.

Por lo que –precisó– esos crímenes no pueden juzgarse como homicidios comunes sino como casos específicos de feminicidio.

Incháustegui consideró que es urgente la tipificación clara del feminicidio y precisó que en la actual Legislatura federal se discuten cuatro propuestas presentadas por diferentes partidos a fin de castigar el delito. Entre esas propuestas se encuentra la de la Comisión Especial de Feminicidios.

María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, señaló que tan sólo en 2010 se registraron mil 450 asesinatos dolosos de mujeres en la mitad del país. Mientras que entre 2000 y 2005, seis mil niñas y mujeres fueron asesinadas a nivel nacional.