jueves, 10 de marzo de 2011

Amenazan de muerte a Marisela Ortiz

Aparece manta intimidatoria contra la activista de Ciudad Juárez

Por Anayeli García Martínez

México, DF, 10 mar 11 (CIMAC).- La defensora de
Derechos Humanos (DH) Marisela Ortiz Rivera
denunció amenazas de muerte contra ella y su
familia luego de que esta madrugada apareció una
manta con frases intimidatorias en la escuela
secundaria donde da clases en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En entrevista telefónica, Marisela Ortiz,
fundadora de la organización civil Nuestras Hijas
de Regreso a Casa –una de las pioneras en
denunciar el feminicidio en la localidad
fronteriza–, dijo que alrededor de las 7:30 de la
mañana recibió una llamada del director del
plantel para informarle sobre la manta.

En la pancarta se podía leer una frase
intimidatoria contra ella y su familia, la cual
al parecer se debe al apoyo que Marisela dio a la
también activista María Luisa García Andrade.

María Luisa, también integrante de Nuestras Hijas
de Regreso a Casa tuvo que salir de Ciudad Juárez
luego de que el pasado 17 de febrero desconocidos
quemaron el techo de su casa mientras ella
permanecía en un plantón en apoyo a la familia
Reyes Salazar, cuyos integrantes han sido asesinados por su activismo.

Marisela tiene un amplio trabajo en la defensa de
los DH y a favor de las mujeres y ésta no es la
primera vez que recibe amenazas, ya que el 5 de
noviembre de 2008 encontró en su casa tarjetas con leyendas intimidatorias.

La activista dijo no tener idea de quién puede
ser el autor de este mensaje pero de acuerdo con
información de medios locales en la manta estaban las iniciales “J.L.”.

“Nuestro trabajo es muy digno, es de muchos años,
de prestigio y no veo la forma en que estemos
ofendiendo a alguien para que nos amenace de
muerte. Nuestro trabajo es en favor de la
justicia y de restablecer el orden en Ciudad Juárez”, afirmó.

Precisó que esta mañana recibió llamadas de
funcionarios de la Comisión Estatal de Derechos
Humanos y de la Comisión Nacional de Derechos
Humanos, así como de la Organización Mundial
Contra la Tortura, quienes le expresaron su apoyo.

Ortiz señaló que presentará una denuncia, aunque
–aclaró– hasta el momento la prioridad es pensar
en una estrategia de seguridad para su familia.
Finalmente subrayó: “Yo no soy una criminal”.

Estas amenazas se dan en un contexto de
indefensión contra activistas de DH. Hace tan
sólo una semana, el sábado 5 de marzo, la familia
Reyes Salazar abandonó Ciudad Juárez en busca de
seguridad después de las amenazas que recibieron
y ahora está refugiada en el DF.

Ese mismo día finalizó el plantón que tenían
instalado frente a la Fiscalía de Justicia Zona
Norte, para exigir justicia por los asesinatos de
Elías y Malena Reyes Salazar y Luisa Ornelas,
cuyos cuerpos fueron encontrados el pasado 25 de febrero.

La defensora Josefina Reyes fue asesinada el 3 de
enero de 2010 y Marisela Escobedo el 16 de
diciembre del mismo año. Escobedo fue ejecutada
frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua
durante un plantón, para exigir justicia por el
homicidio de su hija Rubí Marisol Frayre. El
pasado 6 de enero, otra activista, Susana Chávez fue ultimada.

De acuerdo con Adrián Lujan, integrante de Redes
Universitarias, una organización que apoyó a la
familia Reyes, por seguridad, Marisela Reyes y su
madre, Sara Salazar, no tendrán contacto con los
medios pero aseguró que hasta el momento se encuentran bien.

11/AGM/RMB