miércoles, 13 de abril de 2011

Los feminicidios no son una moda temática: OCNF

Activistas lanzan campaña para tipificar los asesinatos de mujeres por razones de género

Guillermo Montalvo Fuentes

Foto: Guillermo Montalvo FuentesMéxico DF, abril 12 de 2011.

Los feminicidios no son una moda temática, son un problema real en el Estado mexicano que no se soluciona con simulaciones y con tipificaciones al vapor que sólo generan un efecto contrario y adverso para la seguridad de las mujeres, señalaron integrantes del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

En conferencia de prensa las activistas Teresa Emeterio Martínez, Patricia Bedolla, María de la Luz Estrada y Guadalupe Ramos manifestaron su rechazo a la manera en que las autoridades “ocultan y politizan” el tema de los feminicidios a través de “trampas juridicas”.

Un ejemplo de lo anterior, dijeron, son las reformas hechas el pasado 17 de marzo a los códigos Penal y de Procedimientos Penales del estado de México, las cuales hacen una “tipificación limitada que invisibiliza la situación real de muchas mujeres”.

Actualmente sólo el estado de México y Guerrero cuentan con un mecanismo jurídico de este tipo en sus respectivos códigos penales, y han sido varios los estados que han presentado iniciativas sobre el tema en sus congresos locales. Sin embargo, para las activistas del OCNF la resolución del problema debe partir de un proyecto legislativo integral, por lo que durante la conferencia presentaron la Campaña Nacional para la Tipificación del Feminicidio en México.

Incidir en los gobiernos y congresos locales para la tipificación del feminicidio como un delito, y sensibilizar a la población en general sobre la problemática, son los principales objetivos de esta campaña.

Será a través de cartas enviadas a los congresos que se buscará promover en los estados un paquete de reformas para tipificar el feminicidio en el país, con tres elementos clave: tipificación objetiva que evite la valoración discriminatoria contra las víctimas por parte de los operadores jurídicos, una reforma que obligue a los ministerios públicos a dar un tratamiento específico a esta tipo de asesinatos, y obligar a los estados para que cuenten con un registro sobre estos delitos, que les permita tener un diagnóstico y saber qué acciones tomar.

Con respecto al propósito de sensibilizar a la población, las activistas coincidieron en que las mujeres no puedan reconocer en muchas ocasiones que viven en una situación de riesgo, la cual puede acabar con sus vidas. “El que puedan hacer este reconocimiento es importante para que exijan a las autoridades las políticas públicas de seguridad necesarias”, subrayó Estrada, también integrante de la organización Católicas por el Derecho a Decidir.

De acuerdo con una encuesta realizada en 2009 por esta asociación civil, de 3 mil mujeres católicas de todo el país encuestadas, 70 por ciento no supo qué es un feminicidio, y cuando se les explicó el concepto, un 12 por ciento consideró que una de sus causas es la locura del varón, 13 por ciento lo relacionó con la cultura machista y 50 por ciento no logró identificar las causas que llevan a un feminicidio.

Además del OCNF, la campaña es promovida por la Red Investigadora por la Vida y la Libertad de Mujeres, el Colectivo de Investigación, Desarrollo y Educación de Mujeres y la Coalición especial para conocer y dar seguimiento a las acciones emprendidas sobre feminicidio.

Entre las actividades que integran la campaña está una serie de foros por 14 estados de la República, la cual será inaugurada el 2 de mayo en el Distrito Federal.

¿Qué es un feminicidio?

Para el OCNF el término feminicidio hace referencia a los asesinatos de mujeres que resultan de la violencia ejercida contra ellas por su condición de género. Es decir, se trata de asesinatos violentos de mujeres cometidos por la misoginia, la discriminación y el odio hacia este género, donde familiares o desconocidos realizan actos de extrema brutalidad sobre los cuerpos de las víctimas en un contexto de permisibilidad del Estado, quien por acción y omisión no cumple con su responsabilidad de garantizar la vida y la seguridad de las mujeres.

Desde esta perspectiva se deslegitima la creencia de que la violencia contra las mujeres es un hecho “natural”, excepcional en su vida o en la vida del agresor. También se cuestiona la idea de que los asesinatos de mujeres constituyen “crímenes pasionales”, que tienen que ver con asuntos privados e íntimos. La comprensión política del feminicidio redimensiona la violencia contra las mujeres como un asunto público, que compete a la sociedad entera, donde el Estado es el principal responsable de prevenir, sancionar y erradicar la violencia para garantizar el derecho de las mujeres a la integridad y a la vida.
 
Publicado en: http://www.notiese.org/notiese.php?ctn_id=4818