viernes, 14 de mayo de 2010


Centro de Derechos Humanos de las Mujeres
Chihuahua, México

13 de mayo de 2010

· En 2010, cada día una mujer ha sido asesinada en el Estado de Chihuahua; cifra sin precedente.
· La impunidad en el caso de Rubí -asesinada por su pareja y de tan sólo 16 años- estremeció a Ciudad Juárez , abrió la herida de los feminicidios y puso a temblar al nuevo sistema de justicia penal
· Las abogadas del CEDEHM intentarán buscar justicia para este feminicidio en una audiencia oral que se celebrará en Ciudad Juárez el 17 de mayo de 2010 a las 11 hrs. en la Ciudad Judicial.
· El CEDEHM es integrante de la Comisión Interinstitucional para el seguimiento del caso Rubí

Para buscar justicia en un caso paradigmático de feminicidio, el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) es acusador Coadyuvante (representante legal) de Marisela Escobedo Ortiz, madre de Rubí Marisol Frayre Escobedo.

El CEDEHM presentó alegatos de agravios para intentar lograr una sentencia condenatoria en la audiencia de casación (tribunal integrado por tres magistrados) que revisarán la sentencia emitida en el juicio oral, la audiencia se llevará a cabo el lunes 17 de mayo a las once horas en Ciudad Juárez.

Marisela, madre de Rubí caminó diariamente durante varios días desde la Subprocuraduría de Justicia a la Ciudad Judicial en Juárez para exigir la “pena máxima” para el asesino de su hija. La acompañaban una carriola, su nieta de dos años y un cartel con la foto de su hija exigiendo justicia y pidiendo 60 años de cárcel para el asesino de su hija, un tribunal de juicio oral lo dejó en libertad.

Rubí tenía 14 años cuando se sintió enamorada de Sergio Rafael, quien primero, como suele suceder en estos casos de violencia, la sedujo y después la sometió a una vida de miedo y de violencia extrema, caracterizada por celos enfermizos, por violencia física y psicológica, control y dominio alejándola de sus amistades y familia.

El 28 de agosto de 2008, finalmente la asesinó, la quemó y la tiró en un basurero clandestino y cementerio de cerdos. La violencia continuó hasta el último momento, la destazó, una vez que cometió el artero crimen huyó confiado el feminicida en que Ciudad Juárez es la cuna de la impunidad, en que cientos de niñas y mujeres desaparecen y sus cuerpos son tirados en el desierto.

Cobijado con la impunidad de esta ciudad, continuó viviendo tranquilamente al menos por un tiempo, sin embargo Sergio Rafael Barraza Bocanegra l, no contaba con la entereza y el coraje de una madre, que ha luchado incansablemente por buscar justicia.

A pesar de que el asesino ubicó el lugar exacto en que depositó a su víctima y pidió perdón en la audiencia de juicio oral, los jueces decidieron absolver a Sergio. El caso estremeció a Ciudad Juárez, abrió la herida de los feminicidios aún no resueltos, y nos recordó además que estamos peor que nunca en ese tema. En 2010, cada día una mujer ha sido asesinada en el Estado de Chihuahua[1]. Una cifra sin precedentes.

El caso de Rubí fue aprovechado para cuestionar al nuevo sistema de justicia penal de Chihuahua.

Ante la indignación ciudadana, el Gobernador Reyes Baeza propuso una Comisión Interinstitucional para dar seguimiento a este caso integrada por: el Secretario General de Gobierno, la Procuradora General de Justicia del Estado, el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el Presidente de la Barra Mexicana de Abogados de Juárez, el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, el Presidente del Congreso del Estado, la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), quienes tendrán la responsabilidad de revisar la causa penal, desde la desaparición de la menor hasta el juicio oral, las conclusiones serán entregadas al Centro de Implementación de la Reforma Procesal Penal para efecto de emitir recomendaciones para el mejoramiento del sistema acusatorio de Chihuahua y las sanciones en su caso, a funcionarios(as) omisos.

El CEDEHM buscará colmar las exigencias legítimas de la madre de Rubí: verdad y justicia, señalará que no toleraremos la impunidad en casos de feminicidio. Finalmente, esperamos que se logre sancionar al homicida de Rubí y la ciudadanía pueda recuperar confianza en el nuevo sistema de justicia penal, les pedimos que den seguimiento a este caso.

Contacto de prensa en: Tel. (614) 415-4152. comunicacion@cedehm.org.mx

- O -

Denuncian que sus operadores bloquean que el tema se incluya en la próxima cumbre

UE-AL

El gobierno de Calderón intenta que en Europa no se mencionen los feminicidios

Critican que el régimen mexicano intente “maquillar” la situación en vez de solucionarla

Armando G. Tejeda
Corresponsal

Periódico La JornadaJueves 13 de mayo de 2010, p. 19

Madrid, 12 de mayo. El gobierno de Felipe Calderón “está empeñado en bloquear cualquier mención, por mínima que sea, de los feminicidios” durante la cumbre entre la Unión Europea y América Latina (UE-AL), con lo que México se ha situado como el “líder” de los países que obstruyen una expresión de mínima sintonía en la lucha contra la violencia de género.

Según confirmaron dos fuentes de distinta procedencia a La Jornada, la diplomacia mexicana trabaja para eliminar de la agenda política del encuentro multilateral cualquier alusión a los asesinatos de mujeres y, mucho menos, a la histórica sentencia dictada por la Corte Interamericana de los Derechos Humanos por el conocido caso del campo algodonero, en la que el Estado mexicano fue condenado por los asesinatos de tres mujeres en Ciudad Juárez.
España, Brasil y prácticamente todos los países del norte de Europa forman el bloque de naciones más interesadas en incluir en la agenda de debate y en la resolución final de la cumbre de los próximos 17 y 18 de mayo el problema de los feminicidios.
Los datos más recientes de la Organización de las Naciones Unidas sobre este tema, así como la repercusión internacional de los asesinatos en regiones como Ciudad Juárez, o en países como Guatemala y Colombia, han situado la lucha contra la violencia de género como un asunto de alta prioridad.

El gobierno español, del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, es uno de los principales impulsores de esta iniciativa, que únicamente consiste en alcanzar un mínimo de sintonía para reconocer que hay un problema grave de asesinatos de mujeres en América Latina y que es necesario crear instituciones y políticas públicas fiables que protejan a las víctimas.

Como es habitual en este tipo de cumbres, las distintas delegaciones están “precocinando” tanto la declaración final como los temas que se incluirán en la agenda de debate, con el fin de acotar al máximo los asuntos a tratar.
Una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores, que pidió guardar el anonimato, reconoció que “los representantes mexicanos intentan bloquear cualquier tipo de alusión a los feminicidios o la vulneración de los derechos humanos contra las mujeres”.
Una estrategia “sorprendente”, pero que se explica en la sentencia de diciembre pasado el caso del campo algodonero, la primera que responsabilizó a un Estado por este tipo de crímenes y que supone un hito en la historia de la jurisprudencia internacional.

El europarlmentario Raúl Romeva, de la coalición Iniciativa els Verds, y quien fue ponente del Informe de la violencia de género en América Latina en 2007, confirmó la estrategia obstruccionista del gobierno mexicano de cara a la cumbre. Romeva criticó con dureza el estilo del presidente Calderón de “maquillar” en lugar de “solucionar” los problemas.

“Si valoramos y comparamos el esfuerzo, la dedicación, los recursos y la energía que ha destinado el gobierno mexicano en esconder, disimular, cambiar, modificar y disipar el impacto mundial que tienen fenómenos como el de Ciudad Juárez.
Si todo este esfuerzo lo hubiera dedicado a combatir el problema, posiblemente hoy estaríamos en otra situación. Están más preocupados que se hagan ese tipo de menciones que en combatir realmente el problema.

El europarlamentario añadió: “estamos hablando de temas que van a la esencia. Por eso quienes combaten ese tipo de propuestas lo hacen con la voluntad de que no se les señale o acuse. Y este es un enfoque equivocado que impide visibilizar que este es un problema de todos. En el caso de México, la excusa de que hay un problema de narcotráfico que hay que combatir no puede ser válida nunca para no hacer una política efectiva contra la violencia a las mujeres”.
Romeva también expresó su “preocupación” ante el “problema de credibilidad” que tiene el gobierno de Calderón frente a la comunidad internacional al mantener como procurador general de la República a Arturo Chávez Chávez, “alguien que se ha destacado precisamente por ningunear y por obstruir el proceso de investigación de violencia contra las mujeres.”

Andrea Medina, abogada de Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer, denunció en la sede del Parlamento europeo en Madrid que el Estado mexicano persiste en su estrategia de “acoso y persecución” contra las defensores de las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez. “No hay claridad de la identidad de las personas que realizan estas prácticas intimidatorias, más aún con la situación de militarización en la que se ha creado una mezcla de inseguridad en la que es muy difícil distinguir a los autores de estas amenazas.
Pero sí está claro que no se investiga, ni se da un seguimiento por parte de las autoridades, ni tampoco una protección específica. Tampoco se ha detenido el descrédito y el hostigamiento a través de algunos medios de comunicación a estas defensoras”.


[1] 1 Observatorio Estatal del Feminicidio. Justicia Para Nuestras Hijas. http://www.justiciaparanuestrashijas.org.mx/